LA MUJER IDEAL

No es aquella de cuerpo escultural y perfecto, no es importante su físico, como tampoco lo es su estatura, ni el color de sus ojos o su piel, lo que más vale son sus sentimientos y su forma de ser, que sea cariñosa conmigo, que tenga disposición para escucharme cuando sienta la necesidad de desahogar mi sentir al platicar con ella, que valore mis esfuerzos haciéndome sentir una triunfadora y no una fracasada, que esté conmigo en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, que ante la adversidad me motive y me impulse a luchar para salir adelante, que me haga sentir que me necesita a su lado y no que quisiera estar sin mí, que cuando me diga que me quiere o que me ama que esto no se quede tan solo en palabras, que valore de mi parte un detalle, una rosa o un beso en la frente cuando es con Amor, que me acompañe en mis alegrías, pero también cuando esté triste, cuando llore y que pueda comprenderme para que logre secar mis lagrimas con sus besos, que me valore realmente por lo que soy como persona y no tan solo por los cosas materiales que yo pueda ofrecerle, que me haga ver mis defectos y mis errores, sí, pero también que aprecie más mis virtudes y mis aciertos. Y además si no es mucho pedir, que de verdad me quiera o me ame aunque sea un poquito, que yo me encargaré de seguirla enamorando día con día, cada vez más. Así es como yo concibo a la Mujer ideal, anhelando tenerla para siempre conmigo, a mi lado y corresponderle de la misma manera, ya que el Amor más bello es aquel que es ampliamente correspondido, además de cuidarla y amarla con todo mi Corazón, esperando que también algún día yo pueda llegar a ser para ella su mujer ideal.
Anuncios